Feng Shui: Eliminar el desorden Parte 1

En mi aprendizaje sobre feng shui de casi 10 años y después de mucha experimentación respecto a la selección y acomodo de los muebles, plantas, etc… dentro y fuera de mi hogar u oficina, comprendo la importancia de iniciar bien. En algunos libros se sugiere comenzar evaluando habitación por habitación, ordenando, reacomodando, arreglando, regalando o simplemente limpiando las cosas que tenemos dentro de ella.

También recuerdo que en otros tanos que he tenido la suerte de encontrar, entre ellos el de Lillian Too, -uno de los más completos que he leído-, pero de los más complicados, se menciona que debemos comenzar por evaluar cada objeto, y decidir si  nos trae recuerdos alegres, tristes, de malos ratos…etc… y que sólo lo que nos cause alegría o felicidad sea lo que nos siga acompañando y que las cosas que nos de dificultad el decidir si queremos seguir conservándolas nos preguntemos por ejeemplo, ¿es este objeto  tan valioso para mí que pagaría el flete en caso de cambiarme de ciudad??, y que si la respuesta es no, nos deshagamos de inmediato de él.

Pero para hacerles este proceso más sencillo, les iré explicando poco a poco un tema  sobre  la manera de comenzar a adentrarnos en el feng shui, en relación a nuestro hogar, se llama “Eliminar el Desorden”.

Dice…si queremos que nuestra práctica de feng shui sea valiosa, debemos convertirnos en observadores atentos, ser más conscientes de la naturaleza del chi (o energía positiva) y practicarlo con coherencia. Para crear un entorno que convenga a nuestras necesidades individuales, debemos comenzar por identificar la manera en que abordamos los pequeños detalles de la vida, las cosas de las que preferimos rodearnos y la forma en que las organizamos.

CREAR UN ENTORNO QUE APOYE

Tanto si está en su casa o en su oficina, le sugiero tomar nota de lo que lo rodea, hasta de lo que se encuentre oculto, pero que usted sabe que se encuentra por ahí; quizás sean objetos que de forma consciente usted ha apartado de su vista y se han guardado. Luego, pase a la siguiente habitación y añada en la lista lo que descubra en ella; si quiere pase al siguiente o descanse hasta sentirse con humor para hacerlo y hacerlo bien.

Para entender lo que estamos haciendo debemos pensar en el término “energía”. Hemos de acostumbrarnos a la idea de que podemos mover el “chi”, hacer que se mueva, en una palabra poder equilibrarlo.

Lo que lograremos con este ejercicio es identificar y admitir que ya la manejamos inconscientemente y en diferentes grados. Por ejemplo, la mayoría de las personas saben que se sentirán mejor si usan una camisa azul que si se ponen una roja; quizás tardarán un rato en decidir hasta el color de su nuevo cepillo de dientes, y a la hora de tomar café, se decidirán por una taza en lugar de otra. Así es que si logramos hacer esto mismo  pero en forma consciente, aprendiendo qué nos hace sentir mejor…podremos ampliarla y nos servirá de apoyo para equilibrar nuestra energía.

No quiero pedirles que lo tomen de manera obsesiva, aunque no puedo darles el consejo y quedarme sin él, ya que para mí, ha sido difícil el dejar de hacerlo algunas veces de esa manera. Es algo que me hace sentir bien, aunque muchos de mis amigos o familiares no estén de acuerdo y la verdad, con eso me basta.

En el siguiente contenido sobre feng shui comenzaremos con los temas: Identificar el desorden, asuntos inacabados y el compromiso que debe hacer para deshacerse -en su caso- de lo que le obstruye la energía.

Como ejercicio visual de este tema les pregunto: ¿Cómo se sienten al ver cada una de estas dos fotografías?, ¿les recuerda algún área de su hogar? ¿Qué imagen le hace sentir mejor?

closet desordenado y con acumulación de cosas.closet ordenado por tipo de pieza

Tags: , , , , , , ,

Este artículo fue publicado el Friday, May 20, 2011 a las 5:17 pm y esta registrado en Feng Shui. Puede seguir los comentarios y respuestas a este artículo a través del feed RSS 2.0 . Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.

Comentarios han sido cerrados.